sábado, febrero 24, 2007

El gran silencio. Philip Gröning. 2006

El gran silencio es un documental rodado durante un par de años (el director pidió el permiso a la orden de los Cartujos y le dijeron que sí 20 años después) sobre la vida en el monasterio suizo de la orden cartuja, que es posiblemente, el más antiguo (del mundo occidental) en el que aún viven monjes de clausura.

La película es larga, son casi 3 horas de silencio puro y duro. Sólo se oyen los ruidos de un lugar en el que casi no hay ruidos. Se muestra la vida cotidiana de los monjes, cortándose el pelo unos a otros, comiendo, rezando, yendo de excursión a la montaña (debe existir un día al año en el que se permiten el lujo de hablar y reírse), etc.

Cuando uno ve esta película sabe a lo que se expone, del mismo modo que si uno se bebe un chupito doble de Stroh, vomita instantáneamente. Esta película es para amarla o para odiarla. Es como ver un pedazo de la vida pero sin toda la parafernalia que nos rodea. Es como ver un Gran Hermano con dignidad, porque los que aquí salen no hablan, no dicen tonterías y sonríen con felicidad, como quien no espera cosas de la vida, como si DE VERDAD fueran felices haciendo lo que hacen (y lo que no hacen). Eso es lo apasionante de ver a estos monjes. Su felicidad es hipnótica. Tras ver el documental es como si te hubiesen hecho reflexionar sobre el paso del tiempo.

¿Recuerdan ustedes esas imágenes a cámara fija donde se ve avanzar un paisaje del día a la noche en cuestión de segundos? Pues aquí el paisaje no avanza, sino que somos nosotros los que vamos a 500x.

Miren las siguientes imágenes, piensen unos segundos en lo que les sugieren (todas juntas y por separado) y después decidan si quieren ver El gran silencio o no.



Recomendación: usen como referencia El sol del membrillo (1992), de Víctor Erice.

Valoración: 9

4 Comments:

At 6:13 p. m., Blogger junior said...

Yo fui a ver el sol del membrillo en su día, y lo que realmente me entusiasmó fueron sus 10 minutos finales. No sé si en este caso se caerá en una quietud demasiado extrema, pero puede ser interesante descubrirlo.

 
At 5:32 p. m., Anonymous Jorge Galindo said...

No cuenta nada, no aporta nada, ni siquiera muestra nada bien ensamblado, ergo es un coñazo insufrible.

Nada que ver con Erice.

Nada.

 
At 9:09 p. m., Blogger Clares said...

Lo dicho, cada uno es cda uno. Yo, que soy una gozadora del silencio, disfruté con esta película en silencio. Hasta ahora no se lo había dicho a nadie. Eso tiene ser silenciosa.

 
At 6:48 p. m., Blogger Mario said...

Soy un amante de las películas y por eso me gusta constantemente ir al cine a disfrutar de ver diversos generos. A veces veo películas con mi smart tv lg que pasan en televisión

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home