lunes, agosto 07, 2006

Hard Candy. David Slade. 2005

Hard Candy es una película estrenada hace unos meses que fue muy bien acogida por las taquillas bajo el regusto de cine independiente norteamericano.
Voy directo al asunto. A mí, no me ha gustado. No digo que me parezca mala, pero no me acabó de gustar por lo que ahora comentaré.

Es reseñable la actuación de la chica (Ellen Page), de la cual no sabía nada y que hace un extraño papel de adolescente pija psicópata. El tipo protagonista es Patrick Wilson, uno de los actores de la última versión para cine del fantasma de la ópera (que no he visto).

La historia nos habla de pedofilia, tanto de supuesta como de real, y nos habla de culpa y de castigo. La diferencia con otras películas es que aquí hay una demagogia extrema al llevar al pederasta al extremo de la tortura para mostrárnoslo como víctima, para lo cual se sirve de una adolescente psicópata que trama un plan sádico y extremo. Ahí es donde radica toda la película, en esos 100 minutos de sadismo y repetición. No hay más. Al final se nos presenta una especie de explicación al por qué de los actos, lo que no hace sino ridiculizar la trama.
Hay películas sobre pederastas que hacen dudar de la repugna que tales seres provocan, me viene a la mente Brian Cox en L.I.E., que borda un papel de pederasta en el cual se muestra una vía malévola y otra "tierna" del personaje. Pero éste no es el caso.

Por hablar del comienzo, diré que la película se muestra engañosa porque es capaz de autocriticarse (ver las falsas apariencias en los gustos musicales: Goldfrapp; y la referencia literaria a un libro sobre Jean Seberg), o directamente cuando dicen "esto parece un videoclip". Así, es fácil querer mostrarse distinto, pero artísticamente no va más allá de unos giros de cámara que ocultan la sangre al espectador. Hay barridos de 360º que no muestran más de lo que se veía antes de producirse, (de lo cual se ocupan unos pantallazos rojos a modo de prevenda de la carnaza). ¡Y hasta hay luces estroboscópicas rollo videoclip! Si a esto se le añade una tonalidad azulada o verdosa (pensad en Traffic pero no tanto), tenemos una película modernilla.

Y bueno, cosas buenas tiene, y es que a fuerza de mantener la tensión, de no avanzar, entretiene, porque el público está preparado para una tortura sádica, para abochornarse y esperar lo peor, y es ahí donde radica la tensión. Sin embargo, no hay nada si se piensa bien. Eso sí, repito que es pasable, y mucha gente dirá que pasó un mal rato y que patatín..., porque tiene un fondo interesante pues plantea muchas cosas. Bueno...

Si han visto Audition (en IMDB) esta peli es lo mismo pero cambiando ciertos valores morales por pederastia. La diferencia es que Audition era divertida, había sangre y mutilaciones. Y aquí, lo único que hay es un director que quiere hacer una especie de Funny Games (en IMDB) en plan modernete, y no, no le sale.


Valoración: 5

2 Comments:

At 6:57 p. m., Anonymous jose said...

pues ya lo has dicho todo, diego, y bastante bien,aunque no coincido cien por cien contigo,pero tu sentencia final de que su se piensa bien, la peli no tiene nada,creo que es aplicable a mogollon de peliculas, incluso las que son consideradas muy buenas, si las analizas mucho y piensas mucho en ellas al final todas pueden parecer flojas o carentes de sentido, para mi la diferencia entre una buena peli y una mala (rasgensen las vestiduras todos los cinefilos entendidos que a buen seguro visitan esta pagina)consiste en la inmediatez de las sensaciones que te produce en el momento de verla, lejos del frio anlalisis posterior, y a mi esta pelicula cuando la estaba viendo al menos me entretuvo, y aclaro: No me produjo ningun sensación de escalofrio en la entrepierna, esa sensación de agarrarme los huevos la tuve dias despues cuando recorde como capaban a los cerdos de mi pueblo. saludos a los dos.

 
At 1:10 p. m., Anonymous Iñaki Bilbao said...

Ganadora del último festival de cine internacional de Sitges, contemplamos "Hard Candy" con pasmo, bueno, de ahora en adelante, dejaré bien claro, aunque se debe suponer, que todo lo que voy a decir a continuación es mi opinión personal, tan sólo.
Sí, pasmo por la poca, casi nula, consistencia del producto. Y en todos los sentidos, desde el puramente fílmico, hasta el "mensaje" que supuestamente tiene.
No sé si estará creada solamente para provocar la polémica, pero en lo que a mí concierne no debe levantarla en absoluto, ya que se trata de un producto vacío, rebuscado, poco sugerente y que, por si fuera poco, aunque no llega a aburrir, eso nunca, sí que repatea en alguan ocasión y provoca un cierto hastío ante la vacuidad de lo que se está contemplando.
Pretende que el espectador, sobre todo el masculino, se sienta identificado con el protagonista, y sufra sus cuitas. Pues nada de eso ocurre, ya que todo está planificado y narrado de tal pobre forma que unicamente provoca la indiferencia. Porque, y esto no me doy importancia en absoluto, pues es algo negativo, me pareció previsible, lo que en un filme como este, considero un grave fallo.
Solo al final se sabe, y no demasiado claramente, a qué venía todo el tinglado, pero cuando llega el "ansiado" momento, ya es muy tarde y todo da practicamente igual.
Sí, sé bien que este tipo de "productos", perfectamente planificados para llegar a ser auténticos bombazos en taquilla por su malsano argumento, gustará mucho a los espectadores más jóvenes, pero a los que llevamos un tiempo en esto de ver películas, nos dejará un poso muy amargo, pues se ven claras sus intenciones, manipuladoras y, ¡ahy! escasamente eficaces.
Buena interpretación de la joven Ellen Page, y un empleo de fotografiar novedoso que a mí no me ha convencido en absoluto, al igual que la forma de contarla, con un abuso de los primeros planos.
No, no me ha convencido en absoluto.

Un saludo.

Iñaki

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home